Pareja


 “Uno más uno son tres” (Philippe Caillé)

Desde nuestro centro Psicos ofrecemos un servicio especializado para la resolución de conflictos de pareja.

Los problemas de comunicación en la pareja pueden derivar en discusiones y conflictos constantes, ayudando a un continuo distanciamiento en el seno de la pareja.

La capacidad de comunicación y de resolución de conflictos en la pareja es una parte importante de nuestro día a día. Como individuos nos enfrentamos constantemente a muchas situaciones positivas y negativas que pueden generar estrés y cambios en nuestros estados de ánimo. Por ello es frecuente el encontrar dificultades de entendimiento en cada uno de los componentes de la pareja.

A la larga, estas dificultades puntuales en la pareja pueden llegar a desencadenar un malestar personal y psicológico en los miembros que la componen, dejando entrever huidas y/o evitación de conflictos, dificultades de expresión personal, verbales y no verbales, continuas interpretaciones erróneas del otro, pérdida de las capacidades de resolución de conflictos, problemas de ansiedad, disfunciones sexuales…  puediendo  llegar en algunas ocasiones a la agresividad psicológica y física.

¿Cómo trabajamos?

El proceso de evaluación se estructura a partir de una primera entrevista y recepción de la demanda con los dos miembros de la pareja, donde se clarificarán las dificultades y los objetivos, tanto individuales como comunes y se estructurarán las primeras hipótesis de trabajo.

A partir de esta primera entrevista, las siguientes sesiones servirán al profesional para recoger la información necesaria, ya sea individualmente o en pareja, y paralelamente hacer la intervención, ayuda y formación necesaria para la resolución de los conflictos específicos.

Candidatos a la Terapia de Pareja:

  • Parejas que desean formar un buen equipo conyugal (prevención de problemas).
  • Parejas que están insatisfechas con su relación y desean mejorarla.
  •  Parejas con desavenencias conyugales.
  • Parejas con dificultades para comunicarse eficazmente.
  • Parejas que se encuentran a punto  o tramitando la separación.
  • Parejas que consideren la existencia de dificultades sexuales en su relación (dificultades para llegar al orgasmo, falta de deseo y/o de excitación).
  • Relaciones de pareja dónde aparezcan celos, desconfianza, miedo a una posible ruptura, dependencia de la pareja, etc.